CONSEJOS PARA LOS ANÁLISIS DE SANGRE Y ORINA

Me van a hacer un análisis ¿cómo debo prepararme?

En muchas ocasiones surgen dudas con respecto a cómo actuar ante la realización de ciertos análisis clínicos. A veces, ya sea por la recogida o por el desconocimiento de la preparación, los resultados de dichos análisis puede ser erróneos y por tanto es necesario repetir la prueba.

En este artículo, se va a explicar de manera sencilla cómo se debe preparar el paciente frente a las pruebas que solicita el médico en los volantes. Se van a detallar los análisis de sangre y orina, que son los más comunes.

 

Análisis de sangre

analisis sangre

¿Qué es?

Un análisis de sangre es una prueba que consiste en la extracción, mediante una punción venosa, de una cantidad de sangre suficiente para su posterior estudio en el laboratorio.

¿Qué tengo que hacer?

Cuando el médico solicita un análisis de sangre para un estudio general, es fundamental que el resultado del mismo sea lo más veraz posible, por lo que se pide siempre que el paciente acuda a la sala de extracciones en ayunas. Esto es muy importante, ya que si el paciente ha ingerido alimento previamente, el resultado no es real, los parámetros estarían alterados y habría que repetir de nuevo la prueba. Por tanto, ¡¡doble pinchazo!! 😮 😮

Una vez que el enfermero ha hecho el análisis, presionar con los dedos de la mano libre durante unos minutos en el punto de punción, sin doblar el brazo, ya que de esta manera se evita en gran medida que salgan hematomas.

 

Análisis de orina

analisis de orina

¿Qué es?

En ocasiones, junto al análisis de sangre se solicita uno de orina. Aunque también se puede solicitar solo.

Consiste en recoger la orina en un frasco, que en ocasiones se entrega en el centro de salud o se compra en la farmacia, estéril (es decir, limpio y libre de microorganismos).

El recipiente de recogida de elección, es un frasco de recogida con dispositivo de transferencia, que es un sistema que se encuentra en la tapa, para que, una vez obtenida la muestra, se pase al tubo (el que se manda al laboratorio) sin tener que abrir el frasco.

¿Qué tengo que hacer?

Recoger la primera orina de la mañana.

Para hacerlo de manera adecuada, y por tanto, obtener así mayor fiabilidad del resultado, lo primero que debe realizar el paciente es un lavado de la zona con agua y jabón.

A continuación, desechar la primera mitad de la orina. Recoger la segunda mitad. Es complicado… lo sabemos, pero es la única manera de obtener mejores resultados.

Cerrar bien la tapa.

Ya sea para un estudio normal de la orina o para un cultivo (como viene indicado en los volantes), el método que se ha explicado sería el más correcto.

 

¿Ha sido sencillo? Pues bien, esperamos desde EBDLE que los consejos aportados os ayuden en las próximas analíticas 😉

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario